subscribe: Posts | Comments

CUANDO DIOS HIZO A LOS PARAMEDICOS.

0 comments
Página a cargo de Mercedes Díaz Solis.

Dios estaba trabajando horas extras, cuando un ángel apareció y dijo- ¡estas haciendo demasiado esfuerzo para esta creación! y el señor dijo–¿has visto las especificaciones para este modelo?” Un paramédico debe ser capaz de cargar una persona herida a través de una colina lodosa en la oscuridad, sortear balas perdidas para alcanzar a un niño lesionado, entrar a una casa que un inspector de salud no tocaría y todo esto sin dañar su uniforme, debe ser capaz de levantar 3 veces su peso, introducirse en autos destrozados sin suficiente espacio para moverse y consolar a una madre angustiada mientras realiza RCP en un bebé que sabe que nunca volverá a respirar.

“Deberá estar siempre al tope de sus condiciones mentales trabajando sin dormir y alimentándose de café y comidas a medio consumir y deberá tener seis pares de manos, el ángel movió la cabeza y dijo ¿seis pares de manos…imposible? el señor dijo—No son las manos lo que me está causando problemas, si no los tres pares de ojos que deberá de tener, ¿para el modelo estándar? Preguntó el ángel. El señor movió la cabeza “un par de ojos verá cuando este drenando sangre y obtenga los signos y síntomas, otro par al lado de su cabeza para cuidar la seguridad de sus compañeros y otros al frente para ayudar en la atención del paciente mientras le asegura que estará bien, aunque sepa que no es así”

¡Señor! Dijo el ángel, tocando su hombro, “descansa y trabaja en esto el día de mañana” ¡No puedo! Dijo el Señor, “Ya tengo el modelo que puede atender a conductores drogados o ebrios de 125 kilos de peso sin crear un incidente y alimentar a una familia de 5 con el cheque de su empleo. El ángel observó detenidamente el modelo del paramédico y preguntó ¿puede pensar? ¡por supuesto!, dijo “puede decirte los síntomas de 100 enfermedades diferentes; recitarte dormido el cálculo de dosis de medicamentos; entubar, desfibrilar, medicar y mantener RCP en forma continua en situaciones que cualquier médico dudaría… y aún así mantener el buen humor. Este modelo tiene también un fenomenal control personal.

“Puede batallar con un paciente politraumatizado, convencer a un anciano enfermo que abra su puerta en su hogar, confortar a la familia de una víctima asesinada y localizar rápidamente una casa que no tiene nombre de calle, número o teléfono donde puede obtener información, mientras que sabe que una persona puede estar a punto de morir ahí…”

Finalmente, el ángel pasó su dedo sobre la mejilla del paramédico y dijo “aquí hay una fuga…” te dije que le estabas tratando de poner demasiadas cosas dentro. “Eso no es una fuga” dijo el Señor “es una lágrima…” ¿Para que sirve? preguntó el ángel. “Es la manifestación de sus emociones contenidas, por los pacientes que trató de salvar y no pudo y por la esperanza en que ellos, pueden hacer la diferencia entre la vida y la muerte de una persona” ¡eres un genio! dijo el ángel. El señor pareció sorprendido y dijo “¡Pero yo no la puse ahí!”
   “FELIZ DÍA DEL PARAMEDICO “

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *